domingo, 2 de octubre de 2016

Cantos a mi corazón


          



             Dalet   

    
Los que no me conocen, se admiran de mi audacia y se duelen de verme hacer lo que ellos  no osarían con su alma pequeña; pero los que saben, no comparten sus temores.
     Como se ve a un atleta soportar grandes pesos con complacencia y a un juglar caminar sobre el fuego, así me ven agitarme entre la multitud; sus ojos han visto en mis labios una sonrisa astuta.
     Y al ver que me abandono a los demás, seguro y diestro como el que se lanza a un abismo, suspendido por la cintura, dicen admirados: «¡Oh qué alma verdaderamente maravillosa!».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada