sábado, 1 de noviembre de 2014

LLUVIAS DE NOVIEMBRE






Oscuros nubarrones por el cielo
y tiernos brotes por la tierra lisa.
Noviembre casi invierno junto al fuego
y ramas desnudándose en la lluvia.


(De Paisaje continuo)

viernes, 31 de octubre de 2014

Hipérbole del amoroso



Hipérbole del amoroso
Te amo tanto que duermo con los ojos abiertos.
Te amo tanto que hablo con los árboles.
Te amo tanto que como ruiseñores.
Te amo tanto que lloro joyas de oro.
Te amo tanto que mi alma tiene trenzas.
Te amo tanto que me olvido del mar.
Te amo tanto que las arañas me sonríen.
Te amo tanto que soy una jirafa.
Te amo tanto que a Dios telefoneo.
Te amo tanto que acabo de nacer.

jueves, 30 de octubre de 2014

Tercera ausencia del amor




Tercera ausencia del amor
Este amor que ha venido de repente
Y sabe la razón de la hermosura.
Este amor, amorosa vestidura
Ceñida al corazón exactamente.

Este amor que es harina en la ternura,
Que es infancia de sueños en la frente,
Que es líquido de música en la fuente
Y es lucero nostálgico en la altura.

Este amor que es el verso y es la rosa,
Y es saber que la vida en cada cosa
Se nos repite cada vez más fuerte.

Tan eterno, este amor tan resistible,
Que comparado al tiempo es imposible
Saber dónde limita con la muerte.

miércoles, 29 de octubre de 2014

HOY QUIERO VER LOS COLORES





Hoy quiero ver los colores,
despertar del sueño
que siempre me ahoga en el fondo
de los mares.

Hoy quiero oír la primavera
y sentir el caluroso frío del invierno;
notar el crujir de las hojas
y escuchar el canto del jilguero.

Oler el rocío fresco que baña
el aroma de las azucenas y las rosas.
Besar dulcemente la miel
y danzar como las mariposas,
volar como las palomas
por la luz de los caminos perdidos.

Hoy lo quiero todo,
hasta robarle el tiempo
al tiempo enmudecido.

Hoy quiero vivir la vida,
como el alegre cantor
que odia la despedida.

martes, 28 de octubre de 2014

MIS DOS HIJAS






MIS DOS HIJAS
Vedlas, vedlas, cuán alegres,
¡oh Ventura! y cuán hermosas.
En el fresco claroscuro
de la tarde encantadora
que lentamente se extiende
por valles, montes y lomas,
la mayor parece un cisne,
la chiquilla una paloma.
A la entrada del jardín
se han sentado las dos solas,
y para verlas se inclina,
temblando amante en la sombra,
fresco ramo de claveles
que en blanca jarra marmórea
sobre delicados tallos
da a la brisa níveas hojas;
como si vida tuviera,
mira las cabezas blondas,
y sobre el vaso parece
bandada de mariposas
que ante las cándidas niñas
se detuvieran absortas.

lunes, 27 de octubre de 2014

Persistencia del olvido






Persistencia del olvido
Recuerdo una ciudad como recuerdo un cuerpo.

Caía ya la luz sobre las calles
ya caía en tu cuerpo
-en un hotel oscuro, o en no sé
qué habitación sin muebles de no sé
qué ciudad- la luz agonizante
de velas encendidas.

Un temblor
de velas, o un temblor de árboles,
en el otoño sucedía -no lo sé-
en la ciudad que no recuerdo
-ya esa desmemoriada sensación
de haber estado allí, ignoro adónde,
con alguien que no sé,
quizás en la ciudad que siempre olvido.

Tal vez era la lluvia: mi pasado
ocupa un escenario de calles desoladas.
Sin duda era la lluvia golpeando
los cristales de un taki, con alguien a mi lado,
con alguien que ha perdido
sus rasgos con el tiempo.

O era yo
-no lo sé-, tal vez yo mismo
reflejado en cristales mojados por la lluvia.
Quizás era en verano, no recuerdo,
y era otra ciudad la que ahora olvido.
Una ciudad con bares junto al mar,
donde tú nunca estabas.

No sé bien
qué ciudad era aquélla en que la luz
tenía la apariencia de una flor abrasada,
pero tus manos frías estaban en mis manos,
tal vez en algún cine con palcos de oro viejo,
en su caliente oscuridad.

Una ciudad
se vive como un cuerpo,
se olvida como él.

Posiblemente
ahora evoco ciudades que existieron
al lado de esos cuerpos que existieron
en ciudades que existen tal vez en el olvido.
Que deben existir, pero no sé.

domingo, 26 de octubre de 2014

Si escribo



Si escribo, no me publican; 
si me publican, no me leen; 
si me leen, no me entienden; 
si me entienden, no están de acuerdo; 
y si están de acuerdo, 
me dicen que no debiera haber escrito aquello.