martes, 31 de marzo de 2015

El pajarito muerto








La santidad del mundo se me aparece
bajo la forma asustada de una ardilla
que me contempla entre los arbustos.
Debo esta aparición al Dios que me creó
y me hizo notar lo pequeño y lo insólito.
El polvo en el ala de la mariposa
es la lluvia jubilosa.
Me agacho y agarro al pajarito muerto
que ni la nieve supo ocultar.
¿Por qué lo mataste, oh Dios del frío
que, en la noche de Nueva York, une hombre y mujer?
Como la hormiga espero que pase el camión para atravesar
las vías sangradas por la herrumbre.
Igual al minero, amo lo que el tiempo hizo
sin que fuera preciso herir o insultar:
el casco podrido de un navío
o el fulgir de un diamante.
A esa forma de perfección, luminosa y fría,
aspiro a veces cuando, en la banca de un parque,
veo un pajarito muerto
y, hombre, soy la ardilla que las ardillas
miran con sorpresa.
Pido que me libere del rito funerario
al cielo que guarda el granizo y la tormenta.
¿Pero, cómo me oirá ese Dios sordo?
Con sus ojos vacíos, ¿de qué modo
me percibirá? Y las hojas caen, marchitas, y el otoño
es viento y podredumbre.

lunes, 30 de marzo de 2015

El niño sin pasado






Monstruos complicados
no poblaron mis sueños de niño
porque el sací-pereré no hacía daño a nadie
y se limitaba el pilluelo a danzar el maxixe desenfrenadamente
en el mundo de las chicas de madera
que mi habilidoso tío me fabricaba.

La madre del agua sólo se preocupaba
de tomar baños aseadísima
en la piscina de la quinta que no tenía ducha.

De noche yo iba al fondo del corral
para ver si aparecía un gigante con trescientos años
que iba a llevarme en un zurrón,
pero no me creía nada.

Me quedé sin tradición sin costumbres ni leyendas
me encuentro ante el mundo
echado en la hamaca blanda
que todos los países balancean.

domingo, 29 de marzo de 2015

Luz







Luz de lámpara
diccionarios
en el cuarto
minúsculo
sobre la mesa

un mapa de la luna
tinta seca
de silencios
gemelos y frío
un clavo de alambre

en la cabeza
mariposas se encendieron en mí
dalias
mis dedos
se movían sobre las teclas

mientras tanto
sombras
anticipaban
cada
palabra

*

mariposas se encendieron en mí
dalias
mis dedos sobre las teclas
sombras
precipitando mientras tanto palabras


sábado, 28 de marzo de 2015

El mar




Frappé de ta grandeur farouche
Je tremble... est-ce bien toi, vieux lion que je touche,
Océan, terrible océan!

Turquety


Océano terrible, mar inmenso
De procelosas olas que se enroscan
Floridas reventando en blanca espuma
En uno y otro polo,
Al fin... al fin te veo; al fin mis ojos
Trémulos clavo en tu cerviz indómita,
Y tu iracundo, bárbaro rugido
Al fin medroso escucho.

¿En dónde hubiste, oh piélago profundo,
Ese rugido tuyo? En vano el mazo
Enloquecido de los vientos hiende
Cuanto golpea, y llama.

Del abismo profundo las mil olas
Que avaro guardas en tu seno undoso;
Al terrible rugir del viento bravo
Tu rugido ensombrece.
En vano truena horrísona tormenta;
La voz del trueno, que estremece al cielo,
No cubre tu clamor. ¿Dónde la hubiste,
Majestuoso Oceano?

Oh mar, ese rugido es eco incierto
De la voz creadora que te hizo:
Sea, dijo; y tú fuiste, y a las rocas
Tus olas arrojaste.

De noche, cuando el cielo es puro y limpio,
Tornas tu suelo azul, corren tus olas
Sobre luceros mil; los ojos nuestros
Entre los cielos túrbanse.
De la voz de Jehová un eco incierto
Pienso que es tu rugir; sola, perenne,
Imagen de lo eterno, reflejando
Las acciones de Dios.

Sola contigo, pues, la mente libre
Se eleva, sube al cielo ardiente, altiva,
Y de este lodo terrenal se limpia,
Como el bronce en el fuego.

La ardiente musa, a tu canción unida,
Glorifica al Señor de las alturas
Con la frente más alta que las nubes
Y los pies sobre ti.

¿Qué hay más fuerte que tú? Cuando se eriza
Tu terrible melena, la flotante
Nao, de artificio extremo, en breve tiempo
Húndese y se aniquila.

Nada en la tierra tu poder resiste,
Pero un grano de arena te detiene,
¡Tan fuerte contra el hombre, tan sin fuerza
contra cosa tan flaca!

Pero en aquel instante que me espera
En que de esta prisión he de evadirme,
Iré tan alto, oh mar, que allí no llegue
Tu sonoro rugido.

Aún más fuerte que tú será mi alma:
Sin saber de temor, espacio y tiempo,
Con un gesto abrirá el estrecho círculo
del mundo y de los cielos.

Entonces, entre estrellas consteladas,
Cantando himnos de amor en arpas de ángeles,
Sonará más potente que tus olas
Al morder la áurea arena.

Será más dulce que el sencillo canto
De nostálgica virgen, cuando llena
La noche el mundo, y que la mansa brisa
Que suspira entre flores.

viernes, 27 de marzo de 2015

Te fuiste desnudando






El señuelo:
tus ropas dejadas aquí
y allá. La camisa
en el recibidor, el pantalón
encima de la tele, los zapatos
en el pasillo, la camiseta
sobre la cama, los calzoncillos
a la puerta del lavabo,

y el grifo abierto:
la bañera.

Blanco, bajo el agua teñida, te encogías,

ante mi sorpresa, blanco y rosado
como un bebé,
y el grifo seguía abierto:
el baño
en rojo.

Le dejé las llaves de tu casa
al policía que me tomó declaración.
Señuelos, le dije, sólo señuelos,
nunca un aviso.

jueves, 26 de marzo de 2015

ROMANCE DE LAS OCHO HERMANAS





¡Cantares de Andalucía!..
¡Qué bien rima la guitarra
las sonrisas de Sevilla,
los suspiros de Granada
con el silencio de Córdoba
y la alegría de Málaga!
Almería, sus amores
sueña al pie de su alcazaba,
Jaén se adormece a la sombra
de un olivo y una parra...
Huelva, la heroica y altiva
Adelantada de España,
¡sueña con un Nuevo Mundo
en el seno de otras aguas!
Y Cádiz, la danzarina,
baila desnuda en la playa
más blanca en sus desnudeces
que las espumas más blancas. 

miércoles, 25 de marzo de 2015

Córdoba







Guadalquivir se ciñe a tu costado.
Equilibrio de Bética romana.
Fatalismo de Córdoba Sultana
en un sopor de siglos enclaustrado.
Gloria de tus ancestros te ha dejado
una honda huella de filosofía.
La guitarra te da melancolía
y de las cumbres de Sierra Morena,
baja llorando con amor que pena
nostalgias de tu historia y tu hidalguía.