viernes, 31 de agosto de 2012

Tristeza





Una tristeza dulce y anterior
al suspiro y las lágrimas,
anterior al idilio de la tarde
azul y jacaranda,
invade la memoria con su música,
su brisa, su nostalgia :
Es la tristeza de mirar el cielo
cautivo entre las ramas



jueves, 30 de agosto de 2012

La transfiguración

Heinz Minsen


El animal muere en los límites de un país conocido
y allí los ojos se le abren: parece que esta nieve
-el silencio, más oscuro en los abetos- y el animal escucha
la significación de los árboles. El animal es un mundo
y sus costumbres discurren en el ámbito natural:
es opaco, transparente ya la vez denso- helado
o soplado el cristal: se trataba del cuerpo,
su olor más acre, cómo respira, los silencios,
lo que tenemos en los brazos, la palpitación intensa
de la que nunca se habla, el secreto de la piel
que no se entrega del todo, el vaho, lo tibio:
el animal acaso acepta el sentido de la vida,
como esta luz en los bosques expirantes
-y el animal, en el límite, y jadeante aún,
las escarchas de invierno-.
Los ojos, muy empañados, apenas ven
más que un verdor muy lejano y difuso,
como un puñado de nieve que nos arrojaran al rostro:
para el animal es dulce sentir ese frío -como cuando, durmiendo, responde
a un movimiento leve, sólo un estremecimiento,
y le palmeamos la espalda, y el animal se mueve,
y quién dirá que aquella cosa tibia nos pertenece,
porque es como si el mundo físico nos perteneciera: cuando muere,
el animal no conoce ni la idea de cambio:
estaba en el mundo y permanece en él. No, nunca puede sentir
como cosa a él ajena al aire helado de invierno
y los copos de nieve caduca en el esgrafiado de abetos:
es como volver al propio país -aunque muy difuso,
lo que ahoga el corazón, la nostalgia del cierzo, el viento, las viejas fábulas,
la llamada de una urraca en los bosques solitarios,
el silencio, las viejas escopetas de caza,
las nieblas en el pantano, los aguaceros de otoño,
un seco sonido de revólveres entre el pajar y la madera,
las tijeras hundidas en el pecho de una sola punzada.
Nunca hombre alguno piensa en la muerte tal como la ven,
los ojos del animal: una oscuridad azul,
los ojos del lobo, las aguas, y, ascendiendo como neblina,
temblorosas fresas en las manos: es la serenidad
de lo que morirá, y también su espasmo,
como cuando un animal buscaba el cuerpo de otro,
cuando se encuentran dos cuerpos, el pasado en los calderos,
como campana de bronce o quemado encinar,
con rumor de difuntos y raídos ropajes,
el badajo que convoca por la noche a las lechuzas,
una hoz en las gavillas de trigo y paja seca.
Y los dos cuerpos se recogen para dormir; cada uno siente el jadeo del otro;
acércate más, acércate más
-el invierno
cerrará las transiciones de los seres naturales,
sin serenidad sin esperanzas, sin
desesperación, sin amor, ni dolor, más allá
de la memoria, del cansancio: sólo
estos dos cuerpos mueren en la oscura fusión
de los metales y la nieve -y la mortaja es de oro.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Apenas la caricia de tu mano.




Apenas la caricia de tu mano.
Mi piel es de cristal cuando me tocas.
¿Qué apaciguada luz, qué temblor hecho brasa
se deslíe en mis ojos si me miras ?
¿Dónde hiere tu risa y por qué hiere
si con ella me abres la mañana del mundo?
Tu existir me hace un dios y tú me creas.
No hay mayor claridad ni otro misterio 

martes, 28 de agosto de 2012

El imposible amor




El imposible amor de nuevo en sus disfraces.
Espera en las esquinas ¿de qué ciudad?
¿En qué ciudad aguarda su mano de mendigo,
su labio aleteante, junto a un cuerpo?


El imposible amor desvanecido
en el triste diván de la rutina,
en el desván del sueño, donde una muchacha
espera un autobús que llega tarde.


El imposible amor se ha disfrazado
con laureles de invierno y se despide



lunes, 27 de agosto de 2012

Yo se





Yo sé que de tu pecho los latidos
están cantados. Corazón, haz lento
tu misericordioso movimiento
y leve tus quejidos doloridos


por ese cuerpo, donde mis sentidos
ponen todo su amor, donde me siento
morir a cada golpe ceniciento
de tus redobles graves y oprimidos.


Y tú, ventana de mi amor, aldea
mía de paz, caricia que sestea,
umbral del mundo, amor de cada día.


Dame tu fe, tu claridad, mi estrella,
dime que existe lo que yo sabía
cuando era niño en la ciudad aquella...


sábado, 25 de agosto de 2012

SÍ QUIERO (Cuento para Gené)





Al principio fue el sueño, como en todo principio.
Al final será el sueño, como en todo final.

Quien teje sentimientos de paciencia y respeto

Será recompensado con el conocimiento,
Con la sabiduría, la suerte y la verdad.

Sí, quiero, pero no fue el verbo en el principio,

La vida, lo mismo que la muerte, es siempre verdad.
El verbo puede esconder una mentira,
Pero no el deseo y la voluntad.

Ya cerrados los ojos y el alma de par en par abierta.

Liberada, al fin, del dolor absurdo la humanidad,
Quedará la razón como la llave de abrir la puerta
Que desveló el misterio que esconden el anhelo y la voluntad de amar.

Sí, quiero, y celebró sus nupcias del mar en el fondo,

Dijo la materia y comenzó a pensar.
Desde entonces prosigue inexorable cu camino en busca del sueño,
Reiterando siempre el ceremonial.

Miró fuera del agua y dijo el pez: sí, quiero;

Quería ir más deprisa, más lejos, más allá,
Y le crecieron alas para alcanzar el cielo,
Se cumplió su deseo, se hizo su voluntad.

Miró el ave al espacio y se dijo: sí, quiero;

Quería ir más deprisa, más lejos, más allá,
Le creció el pensamiento, se transformó en humano,
Ya llega con la idea hasta la eternidad.

Vio el hombre el sufrimiento y dijo, no lo quiero,

No quiero la injusticia, deseo la bondad.
Pensó en la buena muerte y no encontró pecado,
Se cumplió su deseo, se hizo su voluntad.

Ya liberado al fin del sufrimiento absurdo,

Se oye al pelotillero profeta salmodiar:
“Padre, tú que lo sabes todo, perdona nuestras culpas,
castiga mis pecados, sea tu voluntad”

Renunció a su conciencia el falso adorador,

No quiere formar parte del evolucionar,
Por eso se hace esclavo, por ser irresponsable;
Pero no habrá perdón para su crueldad.

Explícame: ¿En qué ley de la vida se refleja lo absurdo,

Tú, ser depositario de la afectividad,
Tú, responsable del verbo, noble, verdad y bueno,
Tolerancia, respeto, justicia y libertad?

Sí, quiero que se cumpla la voluntad y deseo

De ser dos siendo uno para Gené y Joan.
Mientras vayan tejiendo con hilos del amor
La trama de la vida, el amor y la muerte
Con un simple “sí, quiero”, de promesa nupcial,
El sueño en ese día está de buena suerte.

miércoles, 22 de agosto de 2012

El desocupado



Vale lo que su sueño:
lo que pueda valer lo que no sirve.

Vive en un pueblo de preguntas
con torres encendidas
y campanas que tocan siempre solas.
Un pueblo con un río y una casa
y un aire justo para respirarse.

Sin tener que moverse
ha visto, boca arriba, al techo constelado
y al eclipse fatal de la bombilla
que el sueño trae.

Mirando la expansión de la gotera 
le vio la cara a la pobreza…

Sin salir a la calle,
solamente asomándose a la puerta
ha visto
la luminosa raza de los amaneceres,
el crepúsculo y toda su comitiva de colores.
la noche y sus insignias.

Sólo el desocupado
sabe que la pereza es habitable,
que estar tendido tiene parques, puentes,
luna, caminos cortos entre pinos…

Acaso nadie
se dé más cuenta de la vida.

martes, 21 de agosto de 2012

Mi ser vive en la Noche y el Deseo



Mi ser vive en la Noche y el Deseo,
mi alma es un recuerdo que hay en mí.

domingo, 19 de agosto de 2012

CERA VOTIVA EN WESTMINSTER ABBEY



CERA VOTIVA EN WESTMINSTER ABBEY

T.S.E.

Al marchitarse la rosa de la memoria
se adueñaron del jardín la ortiga y la cizaña.
Se vino abajo la pared. La verja
se me quedó en las manos, quebradiza,
y se volvió en el pozo fango fétido
el agua dulce y fresca de otros días.
Poeta de la edad de la penuria,
descendió a los infiernos sin Virgilio.
Ceniza, arena,
arena fugitiva entregada a la muerte.
Sobre la fosa,
la rosa ardiente permanece viva
mientras desgarren zarpas de silencio
la piel lívida del mar de horror. Augur,
sus uñas se adentraron
en la carne vacía de la noche.
Los años pasarán y hasta mil horas
se agotarán también. Pero habrá tiempo
para escribir palabras con sentido,
palabras que revienten de sentido
en cristal empañado y plata sucia.

domingo, 12 de agosto de 2012

Poema Olímpico



Sepárate ahora de la fila
de las mujeres que llenan de flores el país entero,
sales, llevas la consagración
de los llamados a lo alto al fuego del amor.
Sepárate de la estirpe y de los tiempos,
de ancestros, pueblos, mezcla y extinción,
ahora eres tú la figura -serenidades,
expectativa, reclamo llevas tú, pero, ¿a quién
esperas para tu escalofrío?,
¿quién te bebe así y quién te reconoció
en tu eternidad de placer y tristeza? -
¿esperas al dios -? Espérame.

sábado, 11 de agosto de 2012

POR DENTRO




POR DENTRO

Mis ojos grandes, pegados
al aire, son los del cielo.
Miran profundos, me miran
me están mirando por dentro.
Yo pensativo, sin ojos,
con los párpados abiertos,
tanto dolor disimulo
como desgracias enseño.
El aire me está mirando
y llora en mi oscuro cuerpo;
su llanto se entierra en carne,
va por mi sangre y mis huesos,
se hace barro y raíces busca
con las que brotar del suelo.
Mis ojos grandes, pegados
al aire, son los del cielo.
En la memoria del aire
estarán mis sufrimientos.

jueves, 9 de agosto de 2012

Alta mar y gaviota



Por tu vida yo soy... 
en tus ojos yo vivo la armonía de lo eterno. 
La emoción se me riega, 
y se ensancha mi sangre por las venas del mundo. 

No doy ecos partidos. 
Lo inmutable me sigue 
resbalando hasta el fondo de mi propia conciencia. 

En ti yo amo las últimas huidas virginales 
de las manos del alba, 
y armando lo infinito 
te quiero entre las puertas humanas que te enlazan. 

En ti aquieto las ramas abiertas del espacio, 
y renuevo en mi arteria tu sangre con mi sangre. 

¡Te multiplicas! 
¡Creces! 
¡Y amenazas quedarte 
con mi prado salvaje! 

Eres loca carrera donde avanzan mis pasos, 
atentos como albas 
al sol germinativo que llevas en tu impulso. 

Por tu vida yo soy 
alta mar y gaviota: 
en ella vibro 
y crezco...

lunes, 6 de agosto de 2012

domingo, 5 de agosto de 2012

No me hace falta verte...



No me hace falta verte
tampoco respirarte
para saber
que eres parte de mí;
nada cambiará
mientras tus amaneceres

ocupen mi horizonte.

sábado, 4 de agosto de 2012

Estos rumores...




Estos rumores, estos
leves susurros conocidos
de cielos, hojas, vientos y oleajes
son mis aires mejores, ya felices
o confesadamente melancólicos.
Vuelvo a encontrarlos, vuelvo
a sentirlos tan míos
después de tan alegres y cansados
recorridos por tierras veneradas
que eran mi vida antigua,
la clara vida cuando mis cabellos
al sol volaban libres, sin temores.
Aquí están prolongados
en lamentos que fueron mi lenguaje,
en onduladas sílabas o en largas
conversaciones o en subido llanto.
Nada como sentirse comprendido,
enlazado, mezclado, arrebatado
por este misterioso idioma de los bosques,
de la mar, de los vientos y las nubes.
Ya es una sola voz, una garganta
sola la que susurra,
la que viene y se va rumoreando.
Uno el sonido del total concierto.
Vuelve el poeta al aire de sus aires.

(Poemas de Punta del Este)

viernes, 3 de agosto de 2012

A Córdoba




¡Oh excelso muro, oh torres coronadas
De honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
De arenas nobles, ya que no doradas!

¡Oh fértil llano, oh sierras levantadas,
Que privilegia el cielo y dora el día!
¡Oh siempre glorïosa patria mía,
Tanto por plumas cuanto por espadas!

Si entre aquellas rüinas y despojos
Que enriquece Genil y Dauro baña
Tu memoria no fue alimento mío,

Nunca merezcan mis ausentes ojos
Ver tu muro, tus torres y tu río,
Tu llano y sierra, ¡oh patria, oh flor de España!

jueves, 2 de agosto de 2012

No lamento tu ausencia‚ no me alegro tampoco...




No lamento tu ausencia‚ no me alegro tampoco:
esta paz de tenerte como siempre en las manos
es parte de mi amor‚
de este nuevo sentido que has puesto en mis sentidos‚

y no es que estés muy lejos‚
es que madura lento lo que más nos importa
y el tiempo y el espacio son frutas delicadas·

De "Semillas para un cuerpo" 1988